MI MÁQUINA DE ESCRIBIR

Publicado en 26 Abril 2011

CIMG1208.JPG

Hoy ha cerrado sus puertas la última fábrica de máquinas de escribir que quedaba en el mundo. Se trata de "Godrej an Boice", con sede en Bombay.

 

Tengo que reconocer que puedo considerarme una privilegiada, pues conservo todavía la antigua máquina de escribir "Underwood" que perteneció a mi abuelo.

 

Mi abuelo era una persona culta y sospecho que, uno de los pocos privilegiados que se pudo permitir (hace casi 100 años) el lujo de comprarse una máquina de escribir.

 

En esta máquina escribió mi abuelo unos tiernos poemas dedicados a mis hermano y a mí, cuando éramos pequeños, con títulos como: "Mis primeros pasos", "El baño", "Mi hermana pequeña", etc.

 

También en esta máquina, hice mis primeras prácticas de mecanografía y escribí mis primeras cartas.

 

Cuando me casé, mi tío Alejandro, me regaló una flamante "Hispano Olivetti", blanca, portatil, con su maletín y todo. La verdad es que me hizo mucha ilusión.

 

Con los años, la máquina pasó a ser propiedad de mi madre, que la utilizaba para escribir sus notas, pensamientos, cartas, etc.

 

Cuando mis hijos tenían siete u ocho años e íbamos de visita a casa de los abuelos, inmediatamente se dirigían a la máquina de escribir para pulsar sus teclas y componer palabras a su manera.

 

Pero, es curioso que, al pasar uno años, mis tres hijos escribían en la "Underwood", felicitaciones y cartas  para los familiares (tíos, primos) que vivían fuera de Valencia, en ellas contaban todo lo que hacían en casa de los abuelos.

 

Muchas de esas cartas ni siquiera eran enviadas. Todavía las conservo. Me divierte mucho leerlas de vez en cuando.

 

Al ver publicada hoy la noticia del cierre de la fábrica, me he sentido culpable por tener la máquina un poco abandonada, pues tenía que haber dedicado algo de tiempo para mantenerla limpia y engrasada, ya que hasta hace unos pocos años todavía funcionaba.

 

A estas alturas no creo que pueda encontrar ni tinta, ni rollos de cinta, ni prácticamente ningún repuesto para las piezas deterioradas.

 

De todas formas me conformaré con lavarle la cara y exhibirla con orgullo como una pieza de museo.

 

Me alegrará mostrar a mis nietas esta pieza casi única. Será la quinta generación que la contemple.

 

                                                                                                                                   CIMG1212.JPGCIMG1211.JPG

Escrito por estrela

Etiquetado en #Artículos

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post