LAS FOTOGRAFÍAS: Un recuerdo insustituible

Publicado en 21 Febrero 2016

LAS FOTOGRAFÍAS: Un recuerdo insustituible

Las fotografías son los primeros objetos que intentamos recuperar o poner a salvo ante situaciones extremas como una catástrofe. Parece que sin ellas no tenemos pasado.

Las fotografías, esas que podemos tocar, oler y colocar en un álbum, bien fijándolas con pegamento, o sujetándolas mediante esas cantoneras que casi nunca cumplen su función, ya que continuamente nos encontramos las fotos sueltas entre las páginas del álbum.

Las fotografías tradicionales, que nunca nos desaparecen sin más...no se borran masivamente...ni se quedan almacenadas en el disco duro o tarjeta de memoria de nuestro ordenador o cualquier otro dispositivo electrónico.

Las imágenes plasmadas en las fotografías nunca nos abandonarán.

Yo sigo conservando las que me tomó mi padre cuando apenas contaba con unos días de vida y también las de los acontecimientos más relevantes de mi infancia, e incluso las de la boda de mis abuelos, en las que, aunque retocadas en un estudio, podemos contemplar su insultante belleza y juventud, casi doscientos años más tarde.

Nadie nos garantiza que los modernos álbumes digitales, puedan conservar en óptimas condiciones nuestras fotografías durante dos siglos, para comprobarlo tendríamos que esperar.

También cabe la posibilidad de que nuestros nietos carezcan de interés por conservar este tipo de recuerdos durante tantos años.

De todas formas, por mi no va a quedar, y acogiéndome a las ventajas de la tecnología, voy a seguir manteniendo mi fidelidad a las fotografías, aunque sea en formato de álbum digital, con brillo y papel fotográfico.

Procuro crear por lo menos, un álbum anual para cada uno de mis cinco nietos, en ello pongo todo mi cariño y empleo mi tiempo libre, con la esperanza de que los disfruten ellos y en un futuro sus hijos.

No sé si estos álbumes se conservarán en condiciones óptimas durante varias generaciones, como las fotos de mis abuelos, pero no tengo más remedio que confiar en la tecnología que se aplica en su confección y descartar la idea de seguir almacenando masivamente fotos en los dispositivos electrónicos, ya que muchas de ellas quizá no se contemplen ni siquiera una vez en la vida.

De momento yo me recreo ocasionalmente pasando las páginas de estos álbumes y no puedo negar que en su contemplación se me escape alguna lagrimilla.

Escrito por estrela

Repost 0
Comentar este post